La carrera de TUPM


Esta carrera esta orientada a formar un profesional que esté capacitado técnica y artísticamente para desempeñarse en todas las actividades comunicacionales en las que el tratamiento de la música es un elemento imprescindible.
Posee conocimientos y habilidades en el manejo de instrumentos de última tecnología tales como sintetizadores, informática musical, elementos del estudio de grabación, etc.
Tiene una sólida formación respecto del empleo de diferentes lenguajes musicales contemporáneos.
Está capacitado para crear y arreglar obras musicales atendiendo a las necesidades del mercado actual.


 Título
Técnico Universitario en Producción Musical.

 Duración
3 años y medio.


 Campo laboral 
En el plan de la carrera los alumnos adquieren una sólida formación en los elementos teóricos y universales de la música. Paralelamente realizan un profundo estudio de los lenguajes musicales contemporáneos y adquieren un fluido manejo de las herramientas tecnológicas actuales relacionadas con la disciplina: informática musical, instrumentos MIDI, síntesis de sonido y audio digital.

Estas tres columnas de asignaturas confluyen en las prácticas realizadas en los Talleres de Producción, donde se trabaja con situaciones similares a las que se encontrará el alumno en el mundo laboral:
• Música y medios de comunicación: al acentuarse el carácter mediático de nuestra cultura se abre un nuevo mercado para el músico ya que es necesario realizar producciones musicales que se utilizaran para “vestir” las emisiones radiales y televisivas, incorporando música para “señales institucionales”, “señales” y “cortinas” de apertura, cierre y promoción de programas, etc.
• Música y publicidad: al crecer los mercados y ampliarse el terreno mediático la publicidad ha tenido una expansión extraordinaria, necesitando incluso de la música como uno de sus elementos indispensables para su efectividad; por consecuencia los jingles publicitarios y las cortinas musicales para la promoción de productos constituyen un terreno laboral en crecimiento.
• Música y cinematografía: la industria del cine y del video necesita siempre del trabajo de musicalización de las imágenes que presenta. Sea en el terreno del cine comercial, artístico, documental o publicitario, el mercado es gigantesco.
• Grabación y producción discográfica: Toda producción musical, independiente mente del género o del destino, apunta o necesita pasar por un estudio de grabación. El desempeño fluido del músico en este medio es totalmente necesario porque aquí su producto adquirirá su forma final.
• Producción de artistas: desde los años ’60 la figura del productor musical (donde se sintetizan las funciones de compositor, arreglador y director) ha tenido un gran impulso, hasta convertirse en la persona imprescindible para que la, quizá incipiente, composición de un cantante, se convierta en una obra terminada al hacerse cargo de los arreglos instrumentales, la dirección de los músicos de la agrupación, la grabación de su disco y hasta la puesta en escena del concierto.
Es importante destacar que, aunque esta carrera no tiene perfil docente, los egresados superan el nivel necesario para impartir clases de música en todos los niveles de la educación institucionalizada, estando hasta en ventaja con respecto a un profesor formado con los contenidos tradicionales, al manejar las herramientas tecnológico-musicales (informática musical, MIDI, etc.) que potencian la actividad pedagógica.
El uso de la tecnología en relación con lo artístico es una tendencia mundial de la educación; el estado argentino así lo ha visto y ha realizado acciones para concretar esta tendencia al sugerir la incorporación de estos contenidos en la Ley Federal de Educación, específicamente para implementarlos en el tercer ciclo de la EGB y en nivel Polimodal.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Buscar

Entradas populares